Las fases del viajero hasta llegar a reservar en un alojamiento

El proceso de selección por parte de los viajeros suele ser exhaustivo. Es lo que se conoce como el mapa de la experiencia o costumer journey. Este se conforma desde el momento que el viajero no sabe de la existencia de un posible alojamiento hasta que acaba firmando la reserva. Dicho proceso y evolución se desarrolla a partir de tres fases.

gestion alojamiento

1. Fase de conocimiento

En numerosas ocasiones hay huéspedes potenciales que no saben de la existencia de un alojamiento, a pesar de que sus ofertas y condiciones les pueden llegar a interesar. Para remediarlo, los propios alojamientos son los que deben hacerse notar y darse a conocer. En primer lugar, tienen que tener claro el perfil o el tarjet del turista al que se dirigen y puedan atraer fácilmente.

Es importante tener en cuenta en esta primera etapa que el objetivo es ayudar y recomendar, no vender directamente. Las vías para conseguirlo pueden ser a partir de promociones, interacción en las redes sociales, etc. Además, tratar de promover estrategias de contenido escribiendo en la web sobre temas interesantes.

2. Fase de la consideración

Aparecen diversos competidores después de los primeros acercamientos entre el alojamiento, desconocido en un primer momento, y los viajeros potenciales. Otras alternativas, del mismo perfil, que se encuentran hasta en el mismo entorno y que ofrecen también pasar unas grandes vacaciones a los viajeros.

Para empezar a descartar, los viajeros se basan en la comparación de precios y en las críticas que escribieron otros clientes sobre los alojamientos. En este momento hay que aprovechar para enviar un email personalizado, bien trabajado sobre las mejores opiniones (no un copia y pega de las que están presentes en Google, por ejemplo) y fortalezas, con el objetivo de que el futuro turista se decida. En definitiva, venderse de una manera sutil, sin pedir directamente “elígeme”.

3. Fase de adquisición

Al final, la reserva se firma. Pero todavía no está todo hecho. El siguiente paso inmediato es enviar un email de confirmación con todos los detalles de la reserva. Además, días antes de que llegue la fecha de entrada al hospedaje es recomendable contactar de nuevo con los clientes. Ofrecerles cualquier ayuda, consejo o indicación a través del correo electrónico o de mensajes SMS.

Por último, después de la estancia la clave es pedir las impresiones y el feedback. Positivas como negativas, ya que todas las valoraciones ayudarán a mejorar.

A estas tres fases que efectúa el viajero hasta llegar a reservar en un alojamiento le siguen la fidelización y la recomendación. Se pueden trabajar en base a la estrategia de contenido existente. Es imprescindible saber que un viajero que repite es más rentable que uno nuevo, ya que obviamente ha salido satisfecho y, además, ha pasado por las dos primeras fases de conocimiento y consideración. A su vez, todos los clientes satisfechos recomendarán a más gente.

  • Share

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>